El arte del volanteo.

Los volantes son una manera muy efectiva de atraer nueva clientela a nuestro negocio. Muchos creen que es anticuado y no tiene ninguna relevancia actualmente; eso sucede si no se hace bien. ¿De qué me sirve repartir volantes? Hoy, te cuento la mejor manera de hacer y repartir tu volantes; y además, te contaré de un lugar en el que puedes imprimir volantes urgentes en DF.

Comencemos por el principio, el contenido. Los contenidos de tus volantes deben de tener tres principios, deben ser: concisos, precisos, y macizos. ¿Qué ofreces? ¿Qué haces? ¿Cuál es la ventaja de que los clientes vengan a ti? Estas son preguntas que debes responder en tu volante, resalta los puntos que consideres importantes. Puedes utilizar programas como Adobe Photoshop en tu Apple Macbook

Ahora vayamos con el diseño. El diseño de un volante debe de llamar la atención; utiliza todas las herramientas visuales que tengas a tu disposición. Tienes muy poco tiempo para interesar a tu cliente; y si tu contenido no es llamativo, tus volantes terminarán en la basura.

La impresión. Elegir un buen taller de impresión es fundamental para tener buenos volantes. Dentro de los precios; puedes imprimir con distintos tipos de papel, colores y diseños. Escoge el que mejor se adecúe a tu presupuesto. Yo recomiendo siempre a FastPrint, pues tiene los mejores precios y la mejor logística; por lo que tendrás tus volantes a tiempo y bien hechos.

Ahora vayamos a la última parte, la repartición. ¿Por qué nadie me ha llamado si he repartido muchísimos volantes? Una de las peores prácticas dentro del volanteo es la repartición en casas. La mayoría de los volantes que se dejan en casas son ignorados por los habitantes. La mejor forma de repartir volantes es directamente, pues es mucha mayor la cantidad de personas que le dan una ojeada. Y si hiciste todo lo anterior bien; lo más probable es que el público muestre interés por tu producto.

Ahora que ya sabes cómo hacer una buena campaña de volanteo ¿Considerarías pedir tus volantes? Coméntanos aquí abajito tu opinión; nos vemos en la siguiente publicación. ¡Hasta otra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *